Copy
View this email in your browser

La Alianza MenEngage se complace en anunciar que Bafana Khumalo de Sudáfrica ha sido elegido para unirse a Humberto Carolo como co-coordinadores de la Alianza MenEngage. En la carta abierta que sigue el presente texto, junto a Joni van de Sand, Directora del Secretariado Global de la Alianza MenEngage, los co-coordinadores comparten su visión sobre la rendición de cuentas, la colaboración y el servicio a la justicia de género en el 2020 y más allá.

Los llamamientos por la justicia de género nunca han sido tan claros, ni las soluciones tan bien articuladas como en los últimos años de los 2010s.


Los movimientos liderados por mujeres a nivel global, tal y como #NiUnaMas y #MeToo, ayudaron a definir esta década como una en la cual no seguiremos aceptando injusticias de género, ni las culturas de silencio y complicidad sobre el acoso, el control y la violencia. Estas injusticias, predominantemente en contra a mujeres y niñas, afectan especialmente a los grupos más marginados como las mujeres racializadas y las comunidades trans.

En los espacios de elaboración de políticas de genero existe actualmente un creciente consenso que identifica las normas de género nocivas y restrictivas como la causa principal de las injusticias relacionadas con género. Esto incluye las maneras en que las ideas en torno a la masculinidad moldean expectativas, actitudes, creencias y comportamientos de niños y hombres.

Pese a esto, el final de la década ha visto, en las comunidades alrededor del mundo, divisiones sobre los derechos humanos básicos, amenazas por el crecimiento de nacionalismos populistas de derecha, y reacciones violentas anti-mujer, anti-feminista, y anti-LGBTQI. Las manifestaciones de la masculinidad que continúan valorando la dominancia, la agresión y la subordinación de otras y otros han escalado hasta los cargos mayores, y continúan impactado el mundo con su misoginia, xenofobia y racismo. Debemos redoblar nuestros esfuerzos en los años que vienen y hacer frente a estos desafíos profundos, y hacer de los 2020s la década en la cual las estructuras patriarcales sean transformadas para la realización de la igualdad de género y derechos humanos para todas y todos.

Esta década también será decisiva para el planeta. Debemos de reconocer que la emergencia climática es resultado de viejos sistemas patriarcales, y que impactará de manera desproporcional a las mujeres, las niñas y a los grupos más marginados. Las mujeres activistas climáticas han enfrentado reacciones misóginas por hombres que se sienten amenazados por este tema. Necesitamos cuestionar estos mensajes de odio y alimentar otras maneras de ser hombres que cuiden de la gente y del planeta.
 

Solamente podemos hacer esto trabajando juntas y juntos.


La visión que nos une viene de un legado valioso del feminismo interseccional, de las mujeres de color, de las luchas decoloniales, y los movimientos LGBTQI. Es una visión que reconoce y aborda desequilibrios de poder individuales, institucionales y estructurales, y busca transformarlos. Nosotras y nosotros intentamos sumar a estos esfuerzos transformadores con el involucramiento de aquellos grupos cuyo género les otorga mayor poder y privilegio relativo; los niños y hombres cis-género. Entendemos que con este poder, independientemente si es reconocido o deseado por aquellos que lo tienen, viene con responsabilidad.

Como alianza que involucra a hombres y niños en la igualdad de género, la responsabilidad es aún mayor. Debemos trabajar en colaboración y asociación cercana con movimientos feministas, y mantener una rendición de cuentas en palabra y acción, hacia los objetivos feministas más amplios. Este trabajo es un compromiso vitalicio para servir una visión colectiva. Significa trabajar en solidaridad con comunidades marginadas y apoyar a lxs jóvenes en dar forma al futuro de nuestras sociedades alrededor del mundo. Significa también revisar nuestra propia posición a nivel personal y profesional, recordando que la frase “lo personal es político” es tan relevante ahora como lo fue en los 1960s.

Como líderes dentro de la Alianza MenEngage, aspiramos a modelar la rendición de cuentas, y siempre estar consciente de nuestro rol principal como Alianza y nuestra visión de un mundo de justicia social, apoyando los derechos de todas las mujeres, niñas y personas con distintas identidades de género. Esta mentalidad será crucial durante el 2020 cuando apoyaremos una movilización a través de la Alianza para dialogar y establecer una agenda basada en las comunidades en el período previo a nuestro 3er Simposio Global en Kigali, Rwanda, en Noviembre 2020. Será igualmente importante en contribuir a que los esfuerzos de incidencia política en torno a Beijing+25 sean responsables e informados por el feminismo y también dispuestas a la rendición de cuentas. Los siguientes 12 meses también verán la continuación y culminación de una consulta de re-visitar y actualizar nuestros subyacentes valores, principios y estándares: los acuerdos a los que todos les rendimos cuentas como colectivo.

A través de todos estos esfuerzos, y mientras buscamos establecer una agenda política renovada para el futuro, esperamos poder crear espacios y animar a comunidades para desafiar a los poderes estructurales y las jerarquías tradicionales, además de servir a la organización desde un compromiso con nuestros principios de rendición de cuentas, inclusión y justicia.

Esperamos con mucha emoción trabajar con miembros, socias y socios, amigas y amigos, para un futuro transformador de género en el 2020 y más allá.

Bafana Khumalo, Joni van de Sand, y Humberto Carolo

Facebook
Twitter
Website
Copyright © 2020 MenEngage Global Alliance, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp